Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 5 de marzo de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Canonista a obispos reformistas alemanes: "El Catecismo no es el programa base de un partido político"

Canonista a obispos reformistas alemanes: "El Catecismo no es el programa base de un partido político"
El presidente de los obispos alemanes y algunos de sus cohermanos han vuelto a polemizar de forma pública en estos días, respecto a la aprobación de la homosexualidad y la aceptación de mujeres al Orden Sacerdotal. Les responde un experto canonista.
Actualizado 15 enero 2021  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Portaluz   


Académico en la Pontificia Universidad de la Santa Croce, el Canonista alemán Stefan Mückl ha sido entrevistado por Die Tagespot, dejando en evidencia el profundo quiebre con la fe de la Iglesia, que implican las declaraciones públicas de algunos líderes de la Iglesia en Alemania.
 

El presidente de los obispos alemanes y algunos de sus cohermanos ya no están convencidos de los argumentos teológicos que llevaron a San Juan Pablo II a proclamar doctrinalmente que el sacerdocio está reservado a los hombres. ¿Es por lo tanto legítimo exigir un cambio en la práctica eclesiástica y considerar este pronunciamiento como una expresión del sensus fidei?
Recientemente celebramos la Navidad, según la enseñanza de la Iglesia el misterio de la Encarnación del Verbo Divino. Mientras tanto, como hemos sabido durante muchos años por innumerables encuestas, sólo una minoría, incluso entre los fieles, cree que Jesucristo es el Hijo único de Dios, y mucho menos que nació de una virgen. Las cosas no se ven mejor cuando se trata de otras verdades centrales de la fe: El mundo como creación de Dios, la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, la Inmaculada concepción de María, Madre de Dios. Del hecho de que todo esto ya no se "entiende" "hoy", ¿debemos ahora también sacar la conclusión de poner estas verdades a disposición para su eliminación?
¿Qué significa realmente "sensus fidei"? Ya en el primer año del pontificado de Papa Francisco, la Comisión Teológica Internacional presentó un documento denso y de peso titulado "Sensus fidei y sensus fidelium en la vida de la Iglesia", que en este país -aunque publicado en una de las series de la Conferencia Episcopal- no parece ser muy conocido. Allí se enfatiza que la opinión pública dentro o fuera de la Iglesia no debe equipararse con el sensus fidei. Más aún, el documento, citando a San Juan Pablo II, subraya que es tarea de los pastores de la Iglesia "fomentar el sentido de la fe en todos los fieles, sopesar y juzgar con autoridad la autenticidad de sus expresiones y educar a los fieles a un discernimiento cada vez más maduro a la luz del Evangelio".
El descubrimiento de que las verdades centrales de la fe ya no son conocidas y aún menos comprendidas no es realmente nada nuevo. Por lo tanto, las preguntas de San Pablo de la Carta a los Romanos deben dar lugar a un profundo examen de conciencia: "¿Cómo van a ... creer, (si) no han oído nada? ¿Cómo oirán cuando nadie proclama?" (Romanos 10:14)


 
¿Qué opina sobre la sugerencia de cambiar el catecismo con respecto a la aprobación de la homosexualidad?
Una vez más, es muy útil asegurarse de lo que se trata el Catecismo. Originalmente, la Iglesia lo entendía como la instrucción oral antes y después del bautismo, y posteriormente como la instrucción completa para los fieles. Desde la temprana Edad Media y especialmente desde la época del cisma del siglo XVI, aparecieron catecismos escritos que resumían sistemáticamente la fe de la Iglesia, a menudo según el esquema pregunta-respuesta. En términos de contenido, desde la Iglesia primitiva, el Credo y el Padre Nuestro se introdujeron en la instrucción, y más tarde - y a través de las denominaciones - también los Diez Mandamientos y los sacramentos. Por consiguiente, el Catecismo de la Iglesia Católica, promulgado por San Juan Pablo II hace casi 30 años, comprende cuatro partes principales: la fe (Credo), los sacramentos, la moral (Diez Mandamientos) y la oración de la Iglesia (Padre Nuestro). El mismo Papa llamó al Catecismo una "norma segura para la vida de fe".
Por lo tanto, el Catecismo no es el programa base de un partido político que pueda cambiarse según los estados de ánimo, los valores de las encuestas u otras circunstancias de la época. Un cambio no afectaría "sólo" a un documento del magisterio de la Iglesia, sino a algo fundamentalmente diferente: el depósito de fe de la Iglesia. La autoridad docente, ya sea la papal, ya sea la episcopal, debe escucharla "con reverencia", conservarla "sagrada" e interpretarla "fielmente", como enseña el Concilio Vaticano II (Constitución dogmática "Dei Verbum", nº 10). Precisamente en el contexto de la enseñanza sobre el matrimonio y la familia, el Papa Francisco ya advirtió en 2014 contra la tentación de descuidar el depositum fidei, el depósito de la fe, y "del verse no como guardián sino como dueño y señor".
Lamentablemente, lo que se dijo al principio también se aplica al área del Catecismo: muchos fieles, incluso quienes lo practican regularmente, apenas lo conocen. Y la enseñanza de la fe, para la cual quiere ser una ayuda, ha sido durante décadas difícil de encontrar en la realidad de la vida eclesial. La catequesis a menudo es simplemente inexistente.
 
¿En qué casos son oportunos los cambios al Catecismo? ¿Sería el Sínodo Mundial de Obispos el contexto adecuado para discutir las propuestas de Alemania?
Los contenidos básicos del Catecismo mencionados -fe, sacramentos, moral y oración de la Iglesia - constituyen un caudal del bien de la fe y en su sustancia son inalterables. Es diferente en el caso de las expresiones individuales de ciertos contenidos, especialmente cuando se trata de su concreción y aplicación … Hasta el Concilio Vaticano II la iglesia consideró como ideal teórico del estado, aquél en el que la fe católica era religión de estado. Ya la primera versión del Catecismo de 1992 había articulado claras dudas sobre si la pena de muerte todavía podía considerarse legítima, el Papa Francisco aclaró este punto en 2018.
Los aspectos de la enseñanza de la Iglesia que hoy en día se proponen en parte para su enmienda se refieren a cosas cualitativamente diferentes, a saber, a las cosas que se dan a la Iglesia en virtud de la revelación divina (sacramento del orden) o de la ley natural (matrimonio). Ningún Sínodo de Obispos (que en cualquier caso, incluso después de algunas reorganizaciones del Papa Francisco en 2018, sólo tiene una función consultiva) puede y va a cambiar nada al respecto. En la actualidad, además, la inclinación a atender tales propuestas, especialmente las procedentes de Alemania, tendría que considerarse poco probable.


 
¿En qué medida las exigencias públicas de los obispos para la admisión de las mujeres al ministerio sacerdotal afectan la fidelidad a la doctrina y al Orden de la Iglesia que ellos prometen solemnemente antes de su ordenación?
Todo obispo, antes de tomar posesión de su cargo, debe hacer tanto la profesión de fe como el juramento de fidelidad a la Sede Apostólica (c. 380 CIC). Parte de la profesión de fe es la declaración de adhesión a "todo y a todos" que es "presentada definitivamente por la Iglesia en relación con la doctrina de la fe y la moral". Asimismo, en el Juramento de Lealtad, promete mantener puro el depósito de la fe entregado por los Apóstoles, transmitir y aclarar las verdades de la fe y la moral presentadas por el Magisterio. Además, el rito de la ordenación episcopal prevé una vez más, antes del acto de consagración propiamente dicho, la realización de las promesas de consagración; tres de las nueve preguntas se refieren al grupo de cuestiones que aquí interesan: "¿Estáis dispuesto a proclamar el Evangelio de Cristo fiel e incansablemente? ", "¿Estás listo para transmitir pura e íntegramente el depósito de la fe transmitido por los Apóstoles, que siempre y en todas partes se ha conservado en la Iglesia?", "¿Estás listo para seguir a los perdidos como un buen pastor y llevarlos de vuelta al rebaño de Cristo?"
 
¿Cuál es la consecuencia de esto?
En 1994, San Juan Pablo II decretó, con la intención de que sea definitivo, que el sacramento de la ordenación sacerdotal está reservado sólo a los hombres y que la Iglesia no tiene autoridad para administrarlo a las mujeres. Un año después, la Congregación para la Doctrina de la Fe reafirmó que esta declaración doctrinal es parte del depósito de fe de la Iglesia. Los siguientes papas se han expresado repetidamente en el mismo sentido, como el Papa Francisco lo hizo en su primer documento programático, la Exhortación Apostólica "Evangelii gaudium".
En este contexto no está claro cómo alguien cuyo "perfil de trabajo" incluye dedicarse a la teología "o al menos ser verdaderamente experto en esas disciplinas" (can. 378 § 1 No. 5 CIC), puede asumir que la cuestión de la ordenación de las mujeres al sacerdocio está abierta o es reversible. Está decidido.
 

Puede leer la entrevista completa (en alemán) pulsando aquí.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Evangelización
César agradece a la "Mater" continuar vivo: "Fue un milagro que me haya salvado"
El pastor de ovejas salvado por su Escapulario: Un centenario sacramental que sigue mediando milagros
El sacramento "Unción de los enfermos" sana, no es sólo para los moribundos y debería ser más ofrecido a los fieles
Al exfutbolista ateo David Parker le quedaban dos meses de vida. En una misa de sanación Dios intervino
¡Estuvo cinco años sin confesarse y al finalizar el Camino de Santiago se reencontró con Dios!
Jesús Niño se aparece estigmatizado a Padre Pío
Hermanitas del Cordero: Contemplativas unidas a Cristo Eucaristía sirven a los descartados de la sociedad
Jorge Palacios cree que fue salvado de la muerte por la Virgen de Caacupé en Paraguay
El futbolista Nicolás Gil confidencia su mayor pasión: "Mi meta es ser santo y agradar al Señor"
¡Kalenda del 25 de diciembre anuncia la Buena Nueva para la humanidad! Gloria in Excelsis Deo


San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 Son decenas los medios de comunicación españoles, engañados por la secta "Pare de Sufrir"
2 Transmisión online. Junto a Papa Francisco en su viaje apostólico a Irak
3 "En nombre de Dios…" una valiente monja arriesga su vida por salvar a cientos de jóvenes en Myanmar
4 Papa Francisco: "Gracias a Jesucristo, la oración nos abre de par en par a la Trinidad, al mar inmenso de Dios que es Amor"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |